Yoga: la guía definitiva para encontrar la práctica perfecta para tu momento de vida.

Todos sabemos que el yoga es una práctica física, mental y espiritual originaria de la India. En su forma más común, el yoga consiste en una serie de posturas físicas (asanas) combinadas con técnicas de respiración (pranayama) y meditación. A través de estas prácticas, el yoga busca integrar la mente, el cuerpo y el espíritu para lograr un mayor equilibrio y bienestar en la vida.

Gracias a sus comprobados beneficios, el yoga se ha vuelto muy popular en todo el mundo como una forma de mejorar la salud física y mental, reducir el estrés, mejorar la flexibilidad y la fuerza, y promover una mayor conciencia y atención plena en la vida diaria. Además de las asanas, el yoga también puede incluir la práctica de la meditación, la filosofía y la ética, y la devoción espiritual.

Hay muchas formas diferentes de yoga, cada una con un enfoque y un estilo únicos. Algunas formas populares de yoga incluyen Hatha yoga, Vinyasa yoga, Ashtanga yoga, Hot yoga, Kundalini yoga, Iyengar Yoga, Yoga Integral, Yin Yoga, Yoga Restaurativo y muchos otros. Cada tipo de yoga puede tener diferentes objetivos y beneficios, y puede ser practicado por personas de todas las edades y niveles de habilidad.

“Conocerte a ti mismo es el comienzo de toda sabiduría.”

– Aristóteles

Hatha Yoga

Es uno de los tipos más populares de yoga en todo el mundo y se enfoca en la práctica de posturas (asanas) y técnicas de respiración (pranayama), cierres musculares y energéticos (bhandas) y técnicas de meditación e yoga nidra para equilibrar el cuerpo y la mente.

Hatha yoga es una forma de yoga que se enfoca principalmente en la práctica física de las asanas o posturas de yoga. El término «hatha» se compone de dos palabras en sánscrito: «ha», que significa sol, y «tha», que significa luna. Juntas, estas palabras simbolizan la unión de los opuestos, lo que se refleja en la práctica de Hatha yoga, que busca equilibrar la energía solar y lunar en el cuerpo.

La práctica de Hatha Yoga incluye una serie de asana

s físicas que se realizan lentamente y con atención a la respiración y la alineación corporal. La práctica de Hatha Yoga puede ser suave y accesible para principiantes, pero también puede ser intensa y desafiante para practicantes más avanzados. Además de las asanas, la práctica de Hatha Yoga también puede incluir la práctica de pranayama o técnicas de respiración, meditación y relajación.

El objetivo de Hatha Yoga es lograr una mayor conciencia corporal, equilibrar la energía y mejorar la salud física y mental. La práctica regular de Hatha Yoga puede ayudar a mejorar la flexibilidad, la fuerza y el equilibrio, reducir el estrés, mejorar la respiración y la circulación sanguínea, y promover la relajación y la claridad mental.

Ashtanga yoga

Ashtanga Yoga: Este tipo de yoga se enfoca en una secuencia preestablecida de posturas (asanas) y técnicas de respiración (pranayama) que se practican en un orden específico y enérgico para aumentar la fuerza, la flexibilidad y la resistencia.

Ashtanga yoga es una forma de yoga dinámico y desafiante que se basa en la práctica de una secuencia de posturas de yoga (asanas) en un orden específico y sincronizadas con la respiración. El nombre «Ashtanga» se compone de dos palabras en sánscrito: «ashta», que significa ocho, y «anga», que significa extremidad o rama. Juntas, estas palabras simbolizan las ocho ramas del yoga, tal y como se describen en los Yoga Sutras de Patanjali.

La práctica de Ashtanga yoga se divide en seis series, cada una con una secuencia específica de posturas que se van volviendo más desafiantes a medida que avanzas. Cada serie se enfoca en diferentes áreas del cuerpo y tiene diferentes objetivos y beneficios. La práctica de Ashtanga yoga se realiza en un ambiente cálido y suele ser más exigente y vigorosa que otras formas de yoga.

La práctica de Ashtanga yoga también incluye la práctica de pranayama (técnicas de respiración) y drishti (fijación visual), que ayudan a mantener la concentración y la atención en la práctica. La práctica de Ashtanga yoga también puede incluir la repetición de mantras y la meditación.

El objetivo de Ashtanga yoga es desarrollar fuerza, flexibilidad, resistencia y ​​concentración. La práctica regular de Ashtanga yoga puede ayudar a mejorar la postura, la respiración, la circulación sanguínea y reducir el estrés. Además, puede ser una práctica transformadora para aquellos que buscan un camino hacia el autoconocimiento y la realización espiritual.

Vinyasa Yoga

También conocido como «flow yoga», se enfoca en el movimiento fluido y continuo de las posturas, sincronizadas con la respiración.

Vinyasa yoga es una forma de yoga dinámica inspirado en el Ashtanga que se enfoca en la coordinación de la respiración con el movimiento. En sánscrito, el término «vinyasa» se refiere a la técnica de moverse fluidamente de una postura de yoga a otra a través de una serie de movimientos sincronizados con la respiración.

La práctica de Vinyasa Yoga, se hace a través de una serie de posturas de yoga (asanas) en un flujo constante, donde cada movimiento está conectado con la respiración. La práctica de Vinyasa yoga suele ser más intensa y desafiante que otros estilos de yoga, pero puede ser adaptada para todas las edades y niveles de habilidad.

Además de la práctica física, la práctica de Vinyasa Yoga también puede incluir la práctica de pranayama (técnicas de respiración), meditación y filosofía.

El objetivo de la práctica de Vinyasa Yoga es mejorar la fuerza, la flexibilidad, la resistencia y ​​la concentración. La práctica regular de Vinyasa Yoga puede ayudar a mejorar la postura, la respiración, la circulación sanguínea, reducir el estrés y promover la atención plena. También puede ser una práctica transformadora para aquellos que buscan una conexión más profunda con su cuerpo, su mente y su espíritu.

Iyengar yoga

Este tipo de yoga se enfoca en la alineación precisa y la corrección postural a través de la práctica de posturas (asanas) y el uso de accesorios como bloques, cinturones y mantas para ayudar en la práctica.

Iyengar yoga es una forma de yoga que se enfoca en la precisión y la alineación en las posturas de yoga (asanas) y en la práctica de una respiración profunda y consciente. Fue desarrollado por el maestro de yoga B.K.S. Iyengar y se basa en los principios del yoga clásico descritos en los Yoga Sutras de Patanjali.

La práctica de Iyengar yoga se realiza con el apoyo de accesorios como bloques, mantas, correas y sillas para ayudar a los estudiantes a lograr una alineación adecuada y mantener las posturas durante más tiempo. Los estudiantes de Iyengar yoga aprenden a realizar las posturas de yoga con precisión y control para lograr el equilibrio físico, mental y emocional.

La práctica de Iyengar yoga también se enfoca en la atención a los detalles y en la conciencia del cuerpo, lo que ayuda a los estudiantes a desarrollar una comprensión más profunda de su propio cuerpo y de su práctica de yoga.

El objetivo de la práctica de Iyengar yoga es desarrollar la fuerza, la flexibilidad, la estabilidad y la conciencia del cuerpo y la mente. La práctica regular de Iyengar yoga puede ayudar a mejorar la postura, reducir el dolor y la rigidez, aumentar la resistencia y reducir el estrés.

También puede ser una práctica transformadora para aquellos que buscan una conexión más profunda con su cuerpo y su mente.

Yoga Integral

Enfoque holístico más allá de lo físico.

En la práctica del Yoga integral, no se trata solo de las posturas físicas, sino también de la conexión entre cuerpo, mente y espíritu. Se trata de encontrar un equilibrio y una armonía en todos los aspectos de la vida y de utilizar las herramientas del yoga para lograr ese objetivo.

El Yoga Integral, también conocido como Poorna Yoga, es un enfoque holístico del yoga desarrollado por Sri Aurobindo y su colaboradora Mirra Alfassa (también conocida como «La Madre») a principios del siglo XX. Este enfoque integra diferentes ramas del yoga, como la práctica de posturas (asanas), técnicas de respiración (pranayama), meditación, canto de mantras y estudio de textos sagrados, con la intención de ayudar a la persona a alcanzar un estado de bienestar integral y una conexión con la divinidad a través de uno mismo, sin buscar afuera lo que ya hay dentro.

Lo que los hombres llaman conocimiento, es la aceptación razonada de las apariencias falsas. La sabiduría mira detrás del velo y ve. Sri Aurobindo

El Yoga Integral se basa en la idea de que la práctica del yoga puede ayudar a la persona a evolucionar y transformarse en todos los aspectos de su vida, incluyendo la salud física, mental y emocional, las relaciones, el trabajo y la espiritualidad. El enfoque también incluye la idea de que la práctica del yoga no se limita solo a la esterilla, sino que se puede integrar en todas las actividades y aspectos de la vida diaria.

Aquí hay algunas prácticas comunes dentro del enfoque del yoga integral:

  • Asanas: La práctica de posturas físicas se enfoca en el cuerpo y ayuda a mejorar la flexibilidad, la fuerza y la estabilidad. Las posturas también pueden ayudar a aliviar tensiones y dolores en el cuerpo, mejorar la circulación y estimular los sistemas internos.
  • Pranayama: La práctica de técnicas de respiración se enfoca en la respiración y ayuda a aumentar la capacidad pulmonar, mejorar la oxigenación del cuerpo y reducir el estrés y la ansiedad.
  • Dharana y Dhyana: La práctica de meditación se enfoca en la mente y puede ayudar a calmar los pensamientos y las emociones, reducir el estrés y la ansiedad, mejorar la concentración y aumentar la conciencia.
  • Bhakti Yoga: El canto de mantras se enfoca en el espíritu y puede ayudar a calmar la mente, elevar la vibración y conectarse con lo divino.
  • Jnana Yoga: El estudio de textos sagrados se enfoca en el desarrollo espiritual y puede ayudar a comprender la filosofía del yoga integral y su aplicación en la vida diaria.

El yoga integral se practica en todo el mundo y ha tenido una influencia significativa en el desarrollo del yoga moderno. Sri Aurobindo y La Madre fundaron el Ashram de Sri Aurobindo en Pondicherry, India, donde aún se practica el Yoga Integral como parte de su filosofía espiritual más amplia.

El Ashram de Sri Aurobindo se encuentra en Pondicherry, una ciudad costera al sur de la India, y es un centro espiritual y de investigación donde los seguidores practican el yoga integral y la filosofía de Sri Aurobindo y La Madre. El Ashram también incluye una escuela y un hospital.

Sri Aurobindo y Mirra Alfassa también son los creadores de la ciudad de Auroville, una comunidad experimental y utópica fundada por La Madre en 1968, ubicada a unos 10 kilómetros al norte del Ashram de Sri Aurobindo en Pondicherry. Auroville se describe a sí misma como una «ciudad universal» y busca ser un lugar de unidad, paz, armonía y transformación espiritual para personas de todo el mundo. La comunidad tiene una estructura organizativa única y está gobernada por un consejo internacional formado por representantes de diferentes países y culturas. La práctica del yoga integral también es un elemento importante en la vida diaria de Auroville.

Su contribución a la humanidad es quizás de las más majestuosas en la historia del Yoga moderno.

Kundalini yoga

Este tipo de yoga se enfoca en la energía Kundalini y utiliza kriyas, meditación y canto de mantras para despertar y elevar la energía Kundalini.

Kundalini yoga es una forma de yoga que se enfoca en la energía Kundalini, que se cree que es una energía potencialmente poderosa y creativa que reside en la base de la columna vertebral. El objetivo de la práctica de Kundalini yoga es despertar y elevar esta energía Kundalini a través de la práctica de una serie de técnicas, como la práctica de posturas de yoga (asanas), la respiración consciente (pranayama), la meditación y la recitación de mantras.

La práctica de Kundalini yoga se basa en la idea de que todos tenemos una reserva de energía creativa y potencial dentro de nosotros que puede ser liberada a través de la práctica de yoga y la conexión con nuestra conciencia espiritual.

En la práctica de Kundalini yoga se realizan kriyas, una serie de ejercicios dinámicos, técnicas de respiración y meditación que se practican en secuencia para producir un efecto específico en el cuerpo, la mente y el espíritu. Las kriyas se realizan con una combinación de posturas de yoga, respiración, meditación, sonidos, mudras (gestos con las manos) y bandhas (cierres musculares y energéticos).

Cada kriya de Kundalini yoga tiene un propósito específico y está diseñada para estimular diferentes partes del cuerpo, el sistema nervioso, los órganos y los sistemas del cuerpo. Algunas kriyas pueden estar enfocadas en el sistema digestivo, mientras que otras pueden estar enfocadas en el sistema respiratorio, el sistema nervioso, la energía Kundalini y la meditación.

El objetivo de la práctica de Kundalini yoga es desarrollar la conciencia del cuerpo y la mente, aumentar la energía vital, mejorar la salud física y emocional y lograr la iluminación espiritual. La práctica regular de Kundalini yoga puede ayudar a mejorar la flexibilidad, el equilibrio, la fuerza y ​​la resistencia, y reducir el estrés y la ansiedad. También puede ser una práctica transformadora para aquellos que buscan una conexión más profunda con su ser interior y su potencial creativo.

Las kriyas de Kundalini yoga se realizan en una secuencia específica y se practican durante un período determinado de tiempo, lo que puede ser desde unos pocos minutos hasta una hora o más. El tiempo que se practica una kriya varía según el nivel de habilidad del estudiante y la naturaleza de la kriya, pero suelen ser cuarentenas de 40 días initerrumpidos.

El objetivo de las kriyas de Kundalini yoga es ayudar a despertar la energía Kundalini y equilibrar los chakras (centros de energía del cuerpo), mejorar la salud física y emocional, aumentar la conciencia y la conexión espiritual. También pueden ser utilizadas para superar problemas de salud específicos y ayudar a desarrollar la resistencia física y mental.

La práctica de Kundalini yoga también puede incluir la recitación de mantras, el canto y la música, para ayudar a elevar la energía y la conciencia. Su creador, Yogi Bhajan ha sido acusado de abuso sexual.

Yogi Bhajan, fundador de la organización 3HO (Healthy, Happy, Holy Organization), que promueve el Kundalini Yoga. Varias mujeres han presentado demandas y testimonios en los que acusan a Bhajan de haberlas agredido sexualmente.

Estas acusaciones no están relacionadas con la práctica del Kundalini Yoga en sí misma, sino con el comportamiento de Bhajan como individuo y líder de una organización. Aunque Bhajan falleció en 2004, estas acusaciones han llevado a muchas personas a cuestionar su legado y la validez de las enseñanzas que promovió.

Estos son solo algunos de los tipos de yoga más populares en todo el mundo, pero hay muchos otros tipos y estilos de yoga que se practican en diferentes partes del mundo.

Jivamukti Yoga: Este tipo de yoga se enfoca en la unión con lo divino a través de la práctica de posturas (asanas), técnicas de respiración (pranayama), meditación, canto de mantras y estudios de textos sagrados.

Restorative Yoga: Este tipo de yoga se enfoca en la relajación profunda y la restauración del cuerpo a través de la práctica de posturas (asanas) suaves y apoyadas, y el uso de accesorios como mantas, bloques y almohadas.

Yin Yoga: Este tipo de yoga se enfoca en el estiramiento profundo y la liberación de la tensión en las capas profundas de los músculos y los tejidos conectivos del cuerpo a través de la práctica de posturas (asanas) mantenidas durante varios minutos.

Anusara Yoga: Este tipo de yoga se enfoca en la alineación precisa y la conexión con la energía del corazón a través de la práctica de posturas (asanas), técnicas de respiración (pranayama) y meditación.

Power Yoga: Este tipo de yoga se enfoca en el fortalecimiento y la tonificación del cuerpo a través de una práctica dinámica de posturas (asanas) y técnicas de respiración.

Acro Yoga: Este tipo de yoga combina la práctica de posturas (asanas) de yoga con acrobacias y elementos de danza para crear una práctica divertida y desafiante en pareja o en grupo.

Yoga tibetano: también conocido como Lu Jong, es una práctica que combina posturas físicas y movimientos con técnicas de respiración y meditación para mejorar la salud física y mental.

Hot Yoga: Antes conocido como Bikram Yoga, el hot yoga se practica en una habitación calentada a altas temperaturas y se enfoca en una secuencia específica de 26 posturas (asanas) para mejorar la salud y la flexibilidad. Se ha visto envuelto en una gran polémica tras los escándalos de abuso sexual de su polémico creador Bikram Choudhury.

Desde 2013, varias mujeres han presentado demandas y testimonios en los que acusan a Choudhury de haberlas agredido sexualmente y haber creado un ambiente de trabajo hostil y degradante. En algunos casos, los tribunales han fallado a favor de las víctimas y Choudhury ha sido obligado a pagar indemnizaciones.

Es importante señalar que estas acusaciones no están relacionadas con la práctica del yoga, sino con el comportamiento de Choudhury como individuo y líder de una organización. Muchas personas que practicaban Bikram Yoga han decidido separar la práctica de su fundador. De ahí el cambio al nombre de Hot Yoga.

Cada tipo de yoga tiene sus propias características y beneficios únicos, y es importante encontrar el tipo de yoga que mejor se adapte a tus necesidades y objetivos personales.

Pero, en general, la práctica regular de yoga puede proporcionar una amplia gama de beneficios para la salud física, mental y emocional.

  • Mejora la flexibilidad y la movilidad articular.
  • Fortalece los músculos, especialmente los de la espalda y el abdomen.
  • Ayuda a mejorar la postura y la alineación corporal.
  • Mejora la circulación sanguínea y la salud del corazón.
  • Reduce la presión arterial y el estrés en el sistema cardiovascular.
  • Ayuda a controlar el peso y a reducir la grasa corporal.
  • Mejora la respiración y la capacidad pulmonar.
  • Reduce el dolor y la rigidez en las articulaciones.
  • Reduce el estrés y la ansiedad.
  • Mejora el estado de ánimo y reduce la depresión.
  • Ayuda a mejorar la concentración y la claridad mental.
  • Fomenta la relajación y la sensación de calma.
  • Mejora la calidad del sueño y reduce el insomnio.
  • Ayuda a desarrollar la autodisciplina y la autodeterminación.
  • Promueve la conexión mente-cuerpo y la conciencia corporal.
El mejor tiempo para ti mismo es cuando no tienes tiempo para ello.